El feedback permanente, clave en el proceso de acreditación

Algunos estudios sobre principales tendencias en RRHH para 2015 señalan que las materias con mayor relevancia están orientadas a la reorganización, al desarrollo de los profesionales y a la revisión o lanzamiento de proyectos de desempeño profesional y al desarrollo de los‘procesos de acreditación’ en el seno de las organizaciones.

Pero, ¿en qué consiste exactamente esta ‘acreditación’? Pues no deja de ser un proceso de aprendizaje y mejora profesional en el que se validan y reconocen internacionalmente las competencias profesionales.

En definitiva, la acreditación es un proceso guiado y tutelado a través de un itinerario profesional internacional, que se desarrolla en 5 fases:

1. Reconocimiento de las prioridades de aprendizaje.

2. Identificación de oportunidades de mejora.

3. Definición de itinerario competencial.

4. Acreditación de las evidencias de control de las competencias.

5. Alternativas de acreditación de siguientes competencias y progresión hacia el siguiente nivel competencial.

Y, ¿por qué surge esta necesidad en el mercado laboral español? Pues surge de la inquietud de dos tipos de profesionales en nuestro país.

  • Por un lado, profesionales insatisfechos tras haber pasado por diferentes Postgrados, Masters, MBA, etc.
  • Por otro lado, profesionales que han adquirido todos sus conocimientos desarrollando su profesión, evolucionando su carrera, pero que no disponen de evidencias que demuestren el control de esas capacidades y habilidades.

Todo ello en un nuevo entorno empresarial más competitivo y con un carácter internacional como nunca hasta ahora.

Los procesos de Acreditación se están haciendo cada vez más populares en todas las áreas profesionales y la clave está en el entrenamiento de habilidades y competencias, pero sobre todo en el ofreciendo de un feedback continuado por parte de los evaluadores. El proceso se fundamenta en evidencias y por tanto, además, ofrecen un retorno a la inversión medible y evaluable.

Las acreditaciones sitúan al profesional en una posición de ventaja competitiva ante otros profesionales y posiciona a la empresa en el liderazgo estratégico en la gestión de personas. Por lo tanto, el verdadero valor intrínseco es una marcada ventaja competitiva en cuanto a la implementación del proceso de learning in action by experience, valor diferencial en la empleabilidad, y asegurar la transferencia al puesto de trabajo tras la consecución de resultados de aprendizaje, a lo largo de la vida profesional.

RETOS Y OPORTUNIDADES

Entre las ventajas de los procesos de acreditación destacan la equiparación de profesionales con Europa en las International Qualifications Framework;un sistema flexible y modular, absolutamente adaptado a las necesidades reales de las empresas, en base a los itinerarios profesionales. Estos procesos cuentan con el reconocimiento internacional y están regulados por el marco EQF (European Qualification Framework) y OFQUAL.

En este proceso de implementación se genera un beneficio mutuo. Al unificar procesos estandarizados de buenas prácticas empresariales, las empresas incrementas su productividad. Además aseguran su competitividad y garantizan la internacionalización de la empresa desde el área de Recursos Humanos. Estas palancas en la gestión del cambio repercuten directamente en la concentración de los esfuerzos para incrementar la capacidad de liderazgo y gestión de grupos, transferir esas competencias transversales en la transformación de los equipos, mejorando el standard de gestión de personas

Además, estos procesos de acreditación aportan el conocimiento y la autorregulación de las competencias de los profesionales, siendo la base de la capacitación. Pero lo verdaderamente relevante es que las personas interioricen los procesos de desempeño óptimo.

Durante el desarrollo de estos procesos se establecen unos criterios de evaluación, se define en qué área de actuación se va a trabajar. Para llevar a cabo los procesos de Acreditación se miden los indicadores eficientes y se acredita el rigor de esa medición con los reguladores internacionales EQUAL y BTEC. La clave está en el feedback permanente ofrecido por los evaluadores para la mejora de los resultados, tras un proceso vivo y continuado a lo largo de la experiencia profesional en dos dimensiones.

Síguenos y comparte: