-23 diciembre 2019-

Un proverbio chino dice que “los patos salvajes siguen al líder por la forma de su vuelo y no por la fuerza de su graznido”, y lo mismo se podría aplicar al liderazgo en los tiempos que corren, más digitales que nunca.

Hoy repasaremos cinco defectos de liderazgo que debes eliminar por completo de tu empresa, y algunas virtudes por las que sustituirlos. Aunque los estilos de liderazgo son varios y adaptables a cada proyecto específico, los fallos y carencias más comunes se repiten en todas las organizaciones. Destiérralos de la tuya.

5 defectos que un líder del siglo XXI no debería tener

  • Unidireccionalidad: El liderazgo de hoy es flexible, bidireccional y sobre todo, horizontal, concediendo importancia a cada miembro del proyecto, solicitando feedback, brindando terreno para nuevas oportunidades y estableciendo bases para una cultura corporativa basada en la colaboración y en el aporte mutuo. Un jefe hermético y de liderazgo vertical deberá aplicar la escucha activa, una virtud que permite ponerse en el lugar del otro y adquirir visiones enriquecedoras para retener el talento, gracias a la ayuda inestimable de los datos.
  • Desconfianza: Un líder desconfiado hace que toda la organización se agriete y la plantilla camine sobre arenas movedizas. Sin confianza, todo se dinamita, desde la confianza del consumidor a la moral de los empleados, la creatividad de las mentes más brillantes o las propuestas de innovación. Es primordial trabajar la confianza, cultivada a través de reuniones, aplicaciones especializadas, mecanismos de feedback o software colaborativo, tomando beneficios tanto del ser humano como de la tecnología para crear un entorno confiable.
  • Exceso de control: Un control excesivo sobre los procesos y empleados permite poca elasticidad, asfixia las buenas ideas y además, dificulta que la productividad suba y que los miembros del equipo puedan exprimir todo su talento o motivarse de forma tanto intrínseca como extrínseca. Acumular recursos, dificultar la comunicación y no cooperar no permite el compromiso. Ante este defecto es fundamental el autodesarrollo, difundir el liderazgo, practicar mentoring con los empleados, dar retroalimentación positiva, intercambiar roles dentro de los departamentos, apostar por la formación, incentivar el crowdsourcing, etc…
  • Visión plana: Analizar los datos recopilados con ayuda de herramientas de People Analytics para que el equipo prospere requiere capacidad crítica, profundidad y visión de futuro y largo alcance. Sin estos ingredientes, los datos recabados no servirán de mucho y se convertirán en meros números o estadísticas. Un buen líder escarba tras ellos y sabe cómo usar el análisis de datos para tomar decisiones más acertadas sobre la gestión de personas. En lugar de visión plana, visión estratégica.
  • Impersonalidad: El capital humano no son meros números, sino personas valiosas cargadas de talento para la empresa. Tratar con indiferencia y frialdad al resto es síntoma de un mal líder, algo que empapa el ambiente laboral de toxicidad y dificulta la adecuada comunicación dentro del equipo. Las virtudes más necesarias en este aspecto son la empatía y la inteligencia emocional, esenciales para que la empresa sea un microcosmos donde todo el mundo reluzca su valor.

-RELACIONADAS-



¿Te ayudamos?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo para solucionar tus dudas.





* Debe aceptar las condiciones legales

  • International Recognition
  • Skills for Employment
  • Flexibility
  • Quality Assurance
  • Your Personal & Professional Needs
+34 696 14 03 48