-12 noviembre 2019-

Desde hace pocos años existe un debate en torno a las oficinas abiertas, una alternativa minimalista y moderna por la que han apostado miles de empresas, echando abajo los muros convencionales. ¿Propicia este diseño sin barreras arquitectónicas ni compartimentos la productividad y la creatividad o por el contrario, merma la capacidad de concentración y la motivación de los empleados?

Diversas encuestas e investigaciones de universidades y consultoras se han propuesto desentrañar los pros y contras de esta modalidad de habitáculo laboral y arrojar luz sobre si mejora el desempeño y rendimiento de la plantilla.

Oficinas abiertas: ¿panacea para el rendimiento o completo desengaño?

Cerca del 80% de las oficinas de Estados Unidos son de espacio abierto. Desde el diario The Guardian también alertaban recientemente de que el Reino Unido tiene el doble de este tipo de diseño que la media mundial. No obstante, no paran de sucederse encuestas que revelan el descontento de los trabajadores y la improductividad y distracciones multiplicadas a causa de esta clase de espacios.

Una investigación de la Universidad de Harvard publicada en la revista Philosophical Transactions de la Royal Society B tras comparar los resultados antes y después de la transición a oficina abierta de dos compañías del índice Fortune 500 pone al desnudo los fallos de este sistema.

Las conclusiones muestran cómo, al mismo tiempo que desaparecen las paredes, los compañeros reducen sus interacciones, el tiempo se aprovecha menos y subían los mensajes de emails. De forma tan paradójica como contraproducente, las oficinas abiertas asfixian el espíritu colaborativo y las dinámicas colectivas. Los propios responsables de las compañías también notificaron un descenso en la productividad evaluado mediante métricas internas.

Los empleados quieren intimidad, silencio y espacios colaborativos a mayores

Otro estudio de la Universidad de Sidney realizado a más de 42.000 trabajadores reveló que entre las opciones de plan abierto, cubículos con particiones bajas, cubículo con particiones altas, habitaciones privadas cerradas y habitaciones compartidas cerradas, los profesionales se decantan por las habitaciones cerradas y privadas, mientras que la opción que más detestan es la de los cubículos, tanto abiertos como cerrados.

También merece la pena echar un vistazo al informe Cuando los muros caen, elaborado por la consultora Oxford Economics y la compañía de sonido Plantronics, tras elaborar múltiples entrevistas a directivos y trabajadores. Solamente el 1% de estos últimos es capaz de trabajar sin medidas especiales en una oficina abierta. Especialmente, a los millennials les molesta mucho el ruido. Tener espacios colaborativos abiertos para reuniones, brainstorming o intercambio de ideas es clave, respetando la intimidad y el silencio que un buen espacio cerrado y acondicionado brinda a cada trabajador.

Desde la compañía especializada en el diseño de espacios de trabajo Steelcase apuntan a que existen cinco zonas imprescindibles en una oficina de hoy en día para potenciar la creatividad y la productividad de los empleados. Estas serían zonas para reuniones colaborativas, espacios individuales para trabajos de alta concentración o carácter privado, áreas para el intercambio de conocimiento, workcafés para compartir ideas y áreas de juego, deporte o entretenimiento.

-RELACIONADAS-



¿Te ayudamos?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo para solucionar tus dudas.





* Debe aceptar las condiciones legales

  • International Recognition
  • Skills for Employment
  • Flexibility
  • Quality Assurance
  • Your Personal & Professional Needs
+34 696 14 03 48